El maratón, mucho más que una carrera

Sentado en el pequeño despacho de 3&Run me doy cuenta de lo mucho que cambia un maratón según como lo hayamos preparado, los objetivos que tengamos o la edad y experiencia que acumulemos…

Siempre tuve claro que el maratón sería mi prueba, pero lo que nunca pensé es que fuese a tener tanto peso y protagonismo en mi vida, que fuese a darme las mayores y más importantes lecciones.

En un rato subiré a la furgoneta camino Donosti, reconozco que no tengo la tensión y nervios de otras veces, es más, creo que este maratón será distinto, como más especial, madurado… algo así como un buen vino, que necesita su tiempo, su calma y su “maduración”. Este viaje llega con una gran maleta, una maleta llena de vivencias, sentimientos y como no, kms!!!, muchos kms… puede que no en esta preparación, pero esta prueba es eso, sumar kms, una vida de kms y zapatillas gastadas.

Parto consciente de que una vez más, voy justo de kms, puede sonar injusto que pida a “su señoría el Maratón” justicia, pues no es justo pedir, cuando no has dado, pero echo la vista atrás y cojo mis agendas… y ahí SI hay kms, si hay esfuerzos, si hay sacrificios, si hay “un sembrado” de muchos años y que me da solidez y seguridad. Y si los kms fallan, tiraremos de motivación, ganas e ILUSIÓN!, la misma de un juvenil, la misma con la que empecé a correr de la mano de Carlos Silva en el colegio Manuel Peleteiro.

Estoy escribiendo y sonrío!, me siento contento y satisfecho, he cometido y cometo muchos errores, todavía muchas disculpas que pedir y lecciones que aprender, pero cada día, cada km, cada año valoro más cosas, aprendo a vivir y con ello, me acerco un poco más a la felicidad. A Donosti no viajaré solo!!!, en esta locura deportiva, le hecho mi propio club de corredores, un club de AMIGOS, que compartimos viaje, cada uno con sus circunstancias, sus condicionantes y sus objetivos, pero todos unidos, sintiéndonos parte del triunfo de un colectivo… y es que en un equipo SUMAMOS TODOS!!!, ya corramos más o menos, las personas están y estarán por encima de las marcas.

En Abril del 2009 viajaba a Viena a debutar en maratón, pocos kms pero a muy alta intensidad, la seguridad y descaro que daban la ignorancia y juventud… en compañía de un buen amigo y rival de juventud como Fernando Rey (también nos acompañó su adorable madre y hermana), charlábamos y comentábamos como sería la carrera, él me hablaba de una retirada meses antes, yo “bocazas como siempre”, le decía que no debía ser para tanto…

En fin, debuté y logré realizar 2h12´10″ cruzando la meta en 7º lugar y siendo primer atleta europeo en meta, curiosamente en mi recuerdo está mucho más la brutal y maravillosa sensación de cruzar la meta y echarme a llorar  que la marca o el puesto, de hecho, no fui consciente de la calidad de la marca hasta que llamé a mi mánager de toda la vida, Miguel Ángel Mostaza y me felicitó entusiasmado…

Desde entonces ha habido otros maratones, unos más exitosos como Berlín 2011 donde finalicé 7º y con marca mínima para acudir a los JJOO o Londres donde pude finalizar 14º en un maratón de un histórico nivel, siendo 3º europeo en meta… o algo menos, como el Mundial de Berlín del 2009 o Paris en el 2012… de cualquier manera, todos ellos tienen un denominador común, con el paso de los días, el “simple” hecho de llegar a meta me hizo sentir feliz, orgulloso, grande!.

Parto a Donosti con más años, mucha más experiencia y madurez,(falta hacía y tardó en llegar), valorando lo realmente importante y consciente de que el éxito en esta prueba es plantarse en la salida… y que el premio es llegar a la meta!!!, mis rivales en muchos casos son mis amigos y esto hace que, al ser consciente de que aquí nos partimos el pecho todos,  me alegre de sus buena carreras y el puesto, aunque motivante e importante, puede verse y valorarse desde distintos puntos de vista.

Ya solo me queda desearos suerte a los que viajéis como yo a Donosti, a los que estéis preparando otros maratones,(disfrutad cada km, cada zancada, pues el viaje al maratón es maravilloso), id con cuidado y respetad esta prueba, tan generosa como cruel, tan compleja como sencilla. Este domingo sueño y lucharé por un podium, me dejaré la vida por lograr el mejor puesto… pero a sabiendas de que la próxima semana, lo que más valoraré es todos los meses de trabajo y lucha, mi entrega total en carrera y lo mejor de todo, la idea de un nuevo objetivo, un nuevo maratón, un nuevo desafío…

Salud y kms para todos!!!

El lunes os cuento como fue esta excursión, este viaje a Donosti, una ciudad que me enseñó tanto y donde una vez más volveré a disfrutar y sufrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *